Noticias Destacadas
Inicio » Noticias » La implantación del casco agita el hockey patines
La implantación del casco agita el hockey patines

La implantación del casco agita el hockey patines

Se producen entre 10 y 15 lesiones a la semana y la Federación impulsa la obligatoriedad de su uso en dos años

El casco lleva de cabeza al hockey patines. Los impactos de pelota, los golpes de stick, las caídas y los choques son acciones cada vez más frecuentes. Empiezan a ser un problema grave. “Cada semana se producen entre 10 y 15 lesiones en la cabeza en los más de 500 partidos que se juegan y los entrenamientos”, explica Carles Altimiras, presidente del Comité Catalán de Hockey Patines. Los datos están basados en las actas arbitrales y se facilitan a la mutua con el fin de que atienda a los jugadores lesionados.

La Federación Catalana de Patinaje (FCP) creó un grupo de trabajo denominado “Comisión de prevención de riesgos en hockey patines”. Pretende solucionar el problema imponiendo el uso obligatorio del casco en un plazo de dos años. Con este proyecto se desea evitar accidentes recientes como el del delantero del Citylift Girona, Oriol García, que necesitó 40 puntos de sutura tras recibir un golpe de stick fortuito en la cara durante un partido de Copa contra el Barça; el de Alejo Rivas, del HC Burguillos, que necesitó cuatro puntos de sutura tras ser agredido por un rival; o el de un alevín del FC Barcelona, que recibió el impacto de la bola durante un entrenamiento que casi le hace perder la visión de su ojo.

Altimiras argumenta: “Una lesión en el brazo, un golpe en la pierna o una fractura de hueso se arreglan fácilmente, pero una herida en la cabeza es mucho más peligrosa y puede conllevar secuelas”. “El hockey, a nivel de la cabeza y la cara, es un deporte muy peligroso”, afirma Guillem Trabal. El portero del Benfica, sin embargo, cree que los jugadores que llevan años habituados a jugar sin casco tendrían dificultades: “Se debería implementar progresivamente, desde las categorías inferiores hasta las seniors”.

Sergi Panadero, jugador del Barcelona, recibió hace tres meses un fuerte impacto de bola en el pómulo que le fracturó el hueso maxilar izquierdo. “Muchos jugadores no ven claro que deban ponerse casco”, avisa. “Pero, por desgracia, van pasando cosas y es un buen momento para que prime la seguridad de los jugadores”.

Dani Rodríguez, jugador del Taradell, asegura que ve bien todo lo que sea proteger a los jugadores, pero no es partidario del casco. “Los casos graves son mínimos. Creo que el hockey cambiaría completamente y se perdería la esencia de este deporte”, explica. Oriol García añade: “Los golpes en hockey son normales, y que se quiera implementar el casco, es como si se quisiera sobreproteger este deporte. Se evitarían más las lesiones en la cabeza, pero la visión lateral, clave en este deporte, se perdería”, puntualiza el jugador del Citylift Girona. Francesc Linares, el entrenador del CP Voltregà, se alinea con esta tesis: “Creo que lo que quieren proteger y el principal problema son los ojos. No creo que se tenga que cubrir toda la cabeza para tapar sólo los ojos”, afirma.

Uno de los últimos lesionados ha sido Oriol García, del Citylift Girona, que recibió un golpe en la Copa y necesitó 40 puntos de sutura

El incremento de golpes y lesiones, más que con un aumento de la dureza en el juego, se relaciona con un la evolución del juego, cada vez más ofensivo, más veloz y con más lanzamientos. El reglamento obliga a los árbitros a señalar más faltas tras un cambio en el reglamento introducido hace cinco años. De ahí que hayan adquirido mucha más importancia los lanzamientos de penalti y de faltas directas.

“Se está viendo que en torneos como la Copa del Rey o la Copa de Europa los lanzamientos tienen un peso cada vez más importante. Te encuentras con equipos de mucha calidad, con un gran nivel en la portería, y cuesta romper los partidos. Muchos equipos de un nivel inferior saben que si pueden alargar los partidos y llegar al final con opciones tendrán la opción de forzar alguna falta directa o penalti. Y juegan a eso”, afirma Panadero. “Estoy segurísimo que tener un buen portero en el equipo ayuda mucho. Tener un buen lanzador y que tenga una efectividad muy alta te da muchas más posibilidades. Porque realmente son situaciones que decantan muchos partidos”, explica Dani Rodríguez.

Linares incide: “Muchos entrenadores estudiamos a los porteros para encontrar sus puntos débiles. Si tienes un jugador especialista tienes mucho que ganar, pero es difícil”. Además, considera: “Ahora mismo equipo contra equipo nos defendemos, nos ponemos fuertes, nos conocemos, todos corremos, hay jugadores que tienen mucho cuerpo y tapan muy bien, entonces tienes que esperar una situación de ese tipo”.

Muchos jugadores no ven claro ponerse un casco pero, van pasando cosas y es momento para que prevalezca la seguridad

SERGI PANADERO

Trabal, que hizo una tesis doctoral sobre el portero de hockey patines en la falta directa en la OK Liga, explica: “En una Copa del Rey donde compiten equipos con un nivel muy igualado las faltas directas y los penaltis terminan siendo muy importantes. Son partidos muy igualados y con un nivel muy alto y estos lanzamientos son oportunidades muy buenas que presentan un porcentaje de eficacia superior a situaciones de contraataque o de ataque posicional”.

El portero del Benfica considera que los lanzamientos a bola parada dan más oportunidades a equipos con un nivel teóricamente inferior. “Dada la importancia de estas jugadas y de la especialización y la enorme calidad que tienen los lanzadores, exigen a los porteros tener la mayor información posible para poder estar preparados y no verse tan sorprendido”, cierra Trabal.

A DOS AÑOS VISTA Y CON UN PERIODO DE TRANSICIÓN

El modelo de casco será adecuado y homologado para el hockey patines, y los jugadores participarán en su diseño. La Federación regulará su utilización. “Queremos un casco ajustado y compensado, y que el jugador no pierda visión. Se llevarán a cabo pruebas y también charlas con los jugadores para explicarles las ventajas”, asegura Carles Altimiras.

El proyecto está pensado para que se implemente en las dos próximas temporadas, con un periodo de transición hasta llegar a su obligatoriedad. Para Altimiras, la implantación del casco no tiene freno. “Queremos que forme parte del equipaje del jugador. NO Hay argumentos para decir que no. Quien vaya en contra fracasará”, sentencia el presidente del Comité Catalán.

Fuente: El Pais

Foto:Juan Barbosa

Un comentario

  1. Totalmente de acuerdo, yo mismo le di con la bola (Fortuito), a un compañero, la cual tiene una fractura de pómulo.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

*

Translate »